Seleccionar página
Se buscan hombres para viaje peligroso by Ernest Shackleton

Se buscan hombres para viaje peligroso by Ernest Shackleton

Se buscan hombres para viaje peligrosoSe buscan hombres para viaje peligroso. Bajo sueldo, frío extremo, largos meses de completa oscuridad, peligro constante, retorno dudoso. Honor y reconocimiento en caso de éxito.

Ernest Shackleton, Diario The Times, 1907

Ernest Henry Shackleton (Kilkea, condado de Kildare, Irlanda, 15 de febrero de 1874-Georgia del Sur, 5 de enero de 1922) fue un explorador polar anglo-irlandés, una de las principales figuras de la conocida como Edad heroica de la exploración de la Antártida. (…) Shackleton centró su atención en lo que él consideró el último gran objetivo de los viajes en la Antártida: cruzar el continente helado de punta a punta pasando a través del polo. Para este fin hizo los preparativos de lo que acabaría llamándose Expedición Imperial Transantártica (1914-1917). Sin embargo, la mala suerte se cebó con la empresa cuando su barco, el Endurance, quedó atrapado en una banquisa de hielo que lo fue aplastando lentamente y lo acabó hundiendo. Los exploradores estuvieron aislados más de dos años, pero gracias a la habilidad de su líder consiguieron regresar todos con vida del continente helado, una hazaña que llevó a Shackleton a ser considerado un héroe.

Ernest Shackleton” en Wikipedia

‘We are able to announce today, with a satisfaction which will be universally shared, that Sir Ernest Shackleton will lead a new expedition to the South Pole next year,” The Times declared on December 29, 1913.

How a letter to The Times helped launch Shackleton’s ill-fated Antarctic expedition“en The Times 28/12/13

Se acaban de cumplir 100 años del inicio de la expedición capitaneada por Shackleton. Esta conmemoración nos sirve para recomendar algunos libros que cuentan esta gran aventura.

Sur. Ernest Shackleton. Editorial Interfolio. La narración de la Expedición Imperial Transantártica de manos de su capitán. Sur es el relato personal de Shackleton sobre esta historia de resistencia y supervivencia.

Atrapados en el hielo. Caroline Alexander. GeoPlaneta. Uno de los tripulantes del Endurance era el fotógrafo y realizador Frack Hurley que documentó toda la expedición. En este libro y en el documental que lo acompaña se recogen muchas de las fotografías e imágenes que realizó el fotógrafo sobre el viaje capitaneado por Shackleton.
Se buscan hombres para viaje peligroso by Ernest Shackleton

Endurance. La legendaria expedición de Shackleton.  Luis Bustos. Planeta DeAgostini. El centenario de la expedición de Shackleton es una buena oportunidad para reeditar este libro con una edición especial por el centenario de la hazaña. Es una versión en cómic de la historia del Endurance que comienza con el barco atrapado en el hielo. Está escrito y dibujado por Luis Bustos.

Endurance. La prisión blanca. Alfred Lansing. Capitan Swing. El relato de Lansing, escrito en 1959, fue el primero de los grandes textos sobre la épica hazaña de Shackleton. Una gran investigación brillantemente narrada sobre la supervivencia de todos los miembros de la tripulación del Endurance tras dos años atrapados en el hielo. Lansing no estuvo allí pero lo cuenta con la precisión de haberlo vivido.

Los viajes de Shackleton a la Antártida. Alberto Fortes. Ediciones del Viento. Un nuevo libro de Shackleton que aborda de manera muy amena los viajes previos y los fracasos hasta llegar al Endurance. Se narra aquí no sólo el famoso viaje del Endurance sino los antecendentes, la relación de Shackleton con Scott, etc. Su autor, marino y escritor, arrastra al lector a los primeros años de siglo XX y la carrera polar.

El viaje de Shackleton. William Grill. Impedimenta. Un libro ilustrado que utiliza los recursos del cómic y del diseño gráfico para contar la expedición de Shackleton. William Grill ha construido un libro precioso que le ha valido ser seleccionado como uno de los mejores 10 libros ilustrados a nivel internacional por el New York Times.

Seis libros sobre Shackleton y el viaje del Endurance” en Los portadores de sueños, 31/01/15

Los mareados Mercedes y El Polaco con sesión fotográfica

Los mareados Mercedes y El Polaco con sesión fotográfica

Rara..
como encendida
te hallé bebiendo
linda y fatal…
Bebías
y en el fragor del champán,
loca, reías por no llorar…
Pena
Me dio encontrarte
pues al mirarte
yo vi brillar
tus ojos
con un eléctrico ardor,
tus bellos ojos que tanto adoré…

Esta noche, amiga mía,
el alcohol nos ha embriagado…
¡Qué importa que se rían
y nos llamen los mareados!
Cada cual tiene sus penas
y nosotros las tenemos…
Esta noche beberemos
porque ya no volveremos
a vernos más…

Hoy vas a entrar en mi pasado,
en el pasado de mi vida…
Tres cosas lleva mi alma herida:
amor… pesar… dolor…
Hoy vas a entrar en mi pasado
y hoy nuevas sendas tomaremos…
¡Qué grande ha sido nuestro amor!…
Y, sin embargo, ¡ay!,
mirá lo que quedó…

Los mareados (1942). Música: Juan Carlos CobiánLetra: Enrique Cadícamo. Tomado de Todo Tango

La importancia de llamarse Ernesto

La importancia de llamarse Ernesto

La importancia de llamarse ErnestoALGERNON. -¿Por qué será que en una casa de soltero son, invariablemente, los criados los que se beben el champagne? Lo pregunto simplemente a título de información.
LANE. -Yo lo atribuyo a la calidad superior del vino, señor. He observado con frecuencia que en las casas de los hombres casados rara vez es de primer orden el champagne.
ALGERNON. -¡Dios mío! ¿Tan desmoralizador es el matrimonio?
LANE. -Yo creo que es un estado muy agradable, señor. Tengo de él poquísima experiencia, hasta ahora. No he estado casado, más que una vez. Fue a causa de un mal entendido entre una muchacha y Yo.
ALGERNON. (Lánguidamente.)-No sé si me interesa mucho su vida familiar, Lane.
LANE. -No, señor; no es un tema muy interesante. Yo nunca pienso en ella.

Oscar Wilde (1854-1900). La importancia de llamarse Ernesto (1895)

Para leer el libro completo: Biblioteca Digital

Lista

ADORNO

ALTHUSSER

ARENDT

ARMANI

BAJTIN

BARTHES

BATAILLE

BAUDRILLARD

BENJAMIN

BENVENISTE

BOURDIEU

CHANEL

CHOMSKY

DELEUZE

DERRIDA

DIOR

DURAS

ECO

FOUCAULT

FREUD

GUCCI

HABERMAS

HERRERA

HORKHEIMER

JAKOBSON

JOYCE

KAFKA

LACAN

LACLAU

LEVI STRAUSS

LEVINAS

LYOTARD

MARX

MERLEAU PONTY

METZ

NIETZSCHE

PIAZZA

PEIRCE

SAUSSURE

STEINER

TODOROV

VERSACE

ZIZEK

Tú no la mataste. Estaba muerta. Yo la maté

Tú no la mataste. Estaba muerta. Yo la maté

Tiempo de silencio Luis Martin-SantosTú no la mataste. Estaba muerta. Yo la maté. ¿Por qué? ¿Por qué? Tú no la mataste. Estaba muerta. Yo no la maté. Ya estaba muerta. Yo no fui.
No pensar. No pensar. No pienses. No pienses en nada. Tranquilo, estoy tranquilo. No me pasa nada. Estoy tranquilo así. Me quedo así quieto. Estoy esperando. No tengo que pensar. No me pasa nada. Estoy así tranquilo, el tiempo pasa y yo estoy tranquilo porque no pienso en nada. Es cuestión de aprender a no pensar en nada, de fijar la mirada en la pared, de hacer otro dibujo con el hierrecito del zapato, un dibujo cualquiera, no tiene que ser una muchacha, puedes hacer un dibujo distinto aunque siempre hayas dibujado mal. Tienes libertad para elegir el dibujo que tú quieras hacer porque tu libertad sigue existiendo también ahora. Eres un ser libre para dibujar cualquier dibujo o bien hacer una raya cada día que vaya pasando como han hecho otros, y cada siete días una raya más larga, porque eres libre de hacer las rayas todo lo largas que quieras y nadie te lo puede impedir…
¡Imbécil!

Luis Martín-Santos, Tiempo de Silencio (1961)

Pin It on Pinterest