Seleccionar página

Selah, deténgase y escuche

Sela (en hebreo, también transcrito como selah) es una palabra que se usa frecuentemente en la Biblia hebrea, a menudo en los Salmos, y es un concepto difícil de traducir. Es probable que sea un signo litúrgico-musical o una instrucción en la lectura del texto, algo así como “deténgase y escuche”. “Sela” también se puede utilizar para indicar que no va a ser un interludio musical en ese momento en el Salmo. La Biblia de las Américas establece Selah como “pausar y pensar en eso”.

Los Salmos fueron cantados con acompañamiento de instrumentos musicales y hay referencias a esto en muchos capítulos. Treinta y uno de los treinta y nueve salmos con la leyenda “Para el maestro del coro” incluyen la palabra “Sela”. Sela señala una pausa en la canción y, como tal, tiene una finalidad similar a Amén, ya que hace hincapié en la importancia del pasaje anterior. (…)

Fuente: Wikipedia

 

Música para camaleones

Música para camaleones

musica para camaleonesMi vida – como artista, por lo menos – puede ser proyectada en un gráfico con la misma precisión que una fiebre, registrándose altos y bajos, ciclos específicamente definidos.
Comencé a escribir a los ocho años, inesperadamente, sin la inspiración de un modelo. No conocía a nadie que escribiera. En realidad, apenas si conocía a alguien que leyera. El hecho era que sólo cuatro cosas me interesaban: leer, ir al cine, zapatear y dibujar. Luego, un día, empecé a escribir, sin saber que me había encadenado, de por vida, a un amo noble pero despiadado. Cuando Dios nos ofrece un don, al mismo tiempo nos entrega un látigo, y éste sólo tiene por finalidad la autoflagelación.

Pero, naturalmente, yo no lo sabía. Yo escribía historias de aventuras, novelas policiales, escenas cómicas, cuentos que me había narrado ex esclavos y veteranos de la Guerra Civil. Me divertía muchísimo, al principio. Dejé de divertirme cuando descubrí la diferencia entre escribir bien y mal, y luego hice un descubrimiento más alarmante aún: la diferencia entre escribir bien y el verdadero arte. Una diferencia sutil, pero feroz. Después de eso, cayó el látigo. (más…)

Educación en el Siglo XXI, Sir Ken Robinson

Educación en el Siglo XXI, Sir Ken Robinson

Todos los países del mundo están reformando la educación pública. Por dos razones: la primera es económica: ¿cómo podemos educar a nuestros niños para que ocupen su lugar en la economía del siglo XXI si ni siquiera podemos anticipar cómo será la economía al final de la semana?

La segunda razón es cultural todos los países del mundo están pensando cómo educar a sus niños para que tengan sentido de identidad cultural para poder legarle los genes vinculares de nuestras comunidades y a la vez formar parte del proceso de globalización.

¿Cómo cuadramos ese círculo?

El problema es que están intentando enfrentarse al futuro a base de hacer lo mismo que en el pasado. Los niños no ven ninguna utilidad en ir a la escuela. A nosotros nos retenían con el cuento de que si estudiábamos mucho y sacábamos buenas notas y un título universitario, tendríamos un trabajo. Nuestros hijos no se creen eso. Y hacen bien. Es mejor tener una titulación que no tenerla, pero ya no es ninguna garantía. Y especialmente si el camino hacia ella marginaliza la mayoría de cosas que ellos consideran importantes acerca de sí mismos.

Ken Robinson

Ajedrez

Ajedrez

Jorge_Luis_Borges_ColorJorge_Luis_Borges_ColorJorge_Luis_Borges_ColorJorge_Luis_Borges_Color

En su grave rincón, los jugadores
rigen las lentas piezas. El tablero
los demora hasta el alba en su severo
ámbito en que se odian dos colores.
Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada.
Adentro irradian mágicos rigores
las formas: torre homérica, ligero
caballo, armada reina, rey postrero,
oblicuo alfil y peones agresores.
No saben que la mano señalada
del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada.
Cuando los jugadores ya se han ido,
cuando el tempo los haya consumido,
ciertamente no habrá cesado el rito.
También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y de blancos días.
En el oriente se encendió esta guerra
cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra.
Como el otro, este juego es infinito.
Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios, detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonías?

Ajedrez. Jorge Luis Borges.

Si el perdón

Si el perdón

Mientras cerraba la puerta de la habitación de Sohrab me pregunté si el perdón se manifestaría de esa manera, sin la fanfarria de la revelación, si simplemente el dolor recogería sus cosas, haría las maletas y se esfumaría sin decir nada en mitad de la noche.

 

Cometas en el Cielo (2003). Khaled Hosseini

Aburrido desde el 11 de septiembre

Aburrido desde el 11 de septiembre

Jez: Creo que básicamente he estado aburrido desde el 11 de septiembre.

Dobs: Si?

Jez: El otro día veía las noticias con Mark y me estaba dando la brasa con el Euro, y pensé ¡Oh, los italianos podrían salir del Euro! ¡Qué movidón! No es como aviones destrozando edificios, ¿verdad?

Dobs: Sí, fueron buenas noticias. No buenas, claro. Pero buenas noticias.

Jez: Increíbles. En términos de eventos y consecuencias fueron unas noticias enormes.

Dobs: tal vez yo también esté aburrida desde el 11 de septiembre.

Jez: Dejaron el listón demasiado alto aquel día.

Diálogo entre Jez y Dobs mientras descansan en el parque de un pintball.

Peep Show, 8×3, 2012.

www.channel4.com/programmes/peep-show

Pin It on Pinterest