Seleccionar página
Educación en el Siglo XXI, Sir Ken Robinson

Educación en el Siglo XXI, Sir Ken Robinson

Todos los países del mundo están reformando la educación pública. Por dos razones: la primera es económica: ¿cómo podemos educar a nuestros niños para que ocupen su lugar en la economía del siglo XXI si ni siquiera podemos anticipar cómo será la economía al final de la semana?

La segunda razón es cultural todos los países del mundo están pensando cómo educar a sus niños para que tengan sentido de identidad cultural para poder legarle los genes vinculares de nuestras comunidades y a la vez formar parte del proceso de globalización.

¿Cómo cuadramos ese círculo?

El problema es que están intentando enfrentarse al futuro a base de hacer lo mismo que en el pasado. Los niños no ven ninguna utilidad en ir a la escuela. A nosotros nos retenían con el cuento de que si estudiábamos mucho y sacábamos buenas notas y un título universitario, tendríamos un trabajo. Nuestros hijos no se creen eso. Y hacen bien. Es mejor tener una titulación que no tenerla, pero ya no es ninguna garantía. Y especialmente si el camino hacia ella marginaliza la mayoría de cosas que ellos consideran importantes acerca de sí mismos.

Ken Robinson

Este ansia de innovación compulsiva disfraza lo nuevo…

Este ansia de innovación compulsiva disfraza lo nuevo y, en realidad, se parece más a la fabricación de un mundo ideal. No toda novedad está anunciando la emergencia de una diferencia. La novedad arropada de panacea está cargada de atributos mágicos. Podemos inundar la escuela de innovaciones y sin embargo ahogar la “novedad” entendida como algo de otro orden que viene a transformar matrices de pensamiento y acción. La educación no es más potente por su carácter innovador sino por su capacidad de producir alguna diferencia en el sujeto y de poner a su disposición algo que le permita ser distinto a lo que es en algún aspecto. La cuestión no es entonces ahogarnos de innovaciones sino crear condiciones para que el por-venir acontezca. El discurso de la innovación encierra una paradoja irresoluble, porque en tanto se convierte en imperativo, en estrategia previsible para un futuro fabricado, inhibe la disrupción, la verdadera novedad que solo puede registrarse luego de acontecida.

Alejandra Birgin. “Presentación” en ¿Dónde está la escuela?

Pin It on Pinterest