Seleccionar página

Solo vemos que la libido se aferra a sus objetos y no quiere abandonar los perdidos aunque el sustituto ya esté aguardando. Eso, entonces, es el duelo”. Sigmund Freud La transitoriedad, 1916,...