Seleccionar página

Ruido

Mis padres vivianencima de una discotecatodas las noches se quejabanlos de la discotecaporque hacían mucho ruido.Ella le pidió que la llevara al fin de mundo,él puso a su nombre todas las olas del mar.Se miraron un segundocomo dos desconocidos.Todas las ciudades eran...

El último disparate de Nicanor

Que cuando le preguntaron si había estado enamorado, como es un hombre sincero, “yo, no señor –contestó- yo siempre fui camarero”.   Joaquín Sabina. Dímelo en la calle (2002)